Entradas de Blog


Calentamiento Ideal para el Tenis

Un buen calentamiento puede ser la base para un gran entrenamiento o un gran partido. Aunque parezca algo muy exagerado, esta afirmación es mucho más real de lo que parece. Calentar es extremadamente importante para practicar el tenis, porque es la forma más eficaz de preparar el cuerpo para la actividad física que vamos a realizar, y por supuesto, acondicionar los músculos y así evitar lesiones, que nos impidan precisamente lo que queremos hacer: practicar el tenis.

Sin embargo, el calentamiento no es algo sólo físico. En un deporte como el tenis, equilibrar la mente al cuerpo es una ventaja, y prepararse siempre antes de jugar un partido o entrenar con un calentamiento, nos ayuda a preparar también a nuestra mente para el esfuerzo que debe realizar. Acostumbrarla para que nada le pille de improviso.

Una vez explicada la importancia del calentamiento, vamos a apuntar los pilares de lo que consideramos un calentamiento ideal. No solo decir que hay que hacerlo, sino también cómo hay que hacerlo.


Partes del Calentamiento

Un buen calentamiento se debe apoyar siempre en tres bases: el trote o carrera continua, los estiramientos y la velocidad, lo que dejarán a los músculos listos para afrontar cualquier reto físico.


Carrera Continua

El trote no es otra cosa que correr a ritmo continuo durante 8 o 10 minutos, un tiempo durante el que debemos, además de correr, realizar varios ejercicios. En concreto, debemos realizar carreras laterales, de uno y otro lado, correr levantando las rodillas todo lo posible y llevando los talones al glúteo, ejercicios que tendremos que compaginar durante nuestra carrera y repetirlos un par de veces. Además de estos ejercicios en carrera, debemos también pararnos y flexionar para calentar las rodillas, la cintura y las rodillas, algo que durará aproximadamente unos 2-3 minutos.


Estiramientos

Tras cubrir esta parte del calentamiento, debemos sumergirnos en los estiramientos. Esta fase puede durar desde un minuto hasta cinco, según la intensidad con la que la hagamos, pero lo más importante será estirar todos los músculos de las piernas y de los brazos, sin prisas, pero sin dejar de hacerlo con los cuádriceps, el hombro, los isquiotibiales, los gemelos y el cuello.


Carrera Rápida

Tras realizar los estiramientos, podemos concluir el calentamiento con un ejercicio corto, pero muy intenso: el spring de velocidad. Como nuestros músculos ya estarán un poco calientes, podremos realizar pequeños springs de velocidad de distancias cortas para probar nuestra reacción. Podemos hacer una serie de tres springs de apenas 15 segundos cada uno.


Algunos Golpes Básicos

Una vez hayamos realizado estas tres fases de un calentamiento, podremos jugar un partido de tenis o entrenar con todas las garantías para reducir el riesgo de lesiones. Y recordar que también es recomendable el realizar antes de empezar a entrar, tras el calentamiento, algunos golpes clásicos del tenis, como el drive y el revés, para que nuestro cuerpo se adapte a los movimientos que vendrán.



Si seguimos al pie de la letra estos consejos y los adaptamos a nuestro cuerpo y nuestras necesidades, estaremos realizando un calentamiento ideal antes de practicar tenis.